“Las dos caras del Periodismo Inmersivo: el desafío de la participación y los problemas éticos”

La inmersión no es un concepto nuevo en el periodismo. Cuenta de ello dan los Nuevos Periodistas norteamericanos que entre los años 60 y 70 abogaron por la inmersión en las realidades que pretendían destapar y contar para lograr sumergir, a posteriori, a los lectores en sus trabajos. Pero la tecnología ha permitido ir más allá de esta inmersión lectora. La influencia de la industria de los videojuegos y de los procesos de gamifcación han hecho que recursos como la realidad virtual y las imágenes estáticas o en movimiento en 360º se incorporen a los relatos de no fcción. Nace así el Periodismo Inmersivo, una nueva forma de producir contenido informativo que deriva en nuevos modos de consumo basados en una experiencia en primera persona de los acontecimientos grabados o recreados. La experimentación en medios con las narrativas inmersivas, sobre todo con los vídeos 360º, ha ido en aumento desde fnales de 2015. Con todo, el Periodismo Inmersivo no está exento de debates éticos.
Este es el capítulo 11 del libro “Nuevos escenarios de la comunicación: retos y convergencias”, publicado por el Grupo de Investigación en Ciencias de la Comunicación, GICCOM, de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, 2018. El texto del capítulo puede desargarse aqui, pero viene precedido de la portada y de la introducción del libro.